• Montserrat Rivera

De sembrador a Chef



“Las manos latinas no le temen al trabajo”

En la vida de Víctor Antonio Magaña nunca han existido los “peros”. Este fue el secreto que a pesar de provenir de una familia humilde, no tener educación escolar y no saber de negocios, lo llevó a convertirse en un prestigiado Chef y ser el dueño del popular restaurante HEAVENLY PANCAKES.

Este mes, el chef nos abrió sus puertas a ese paraíso de comida ubicado en el 665 North Maclay Avenue, en la ciudad de San Fernando, para platicarnos que detrás de su historia de éxito hubo muchos sacrificios que a final del día fueron un aprendizaje.

“Casi para cumplir los 18 años de edad, mi papá me dijo que tuviera valor y me viniera a Los Ángeles. ‘Prefiero verte lejos que muerto en la guerra’, fueron las palabras de mi padre. Así que me vine con unos tíos que ya radicaban aquí”, dice Magaña, de 52 años de edad.

El viaje de El Salvador a Estados Unidos fue de un total de 17 días con paradas en Acapulco, el Distrito Federal y Guadalajara, donde un coyote le prometió llevarlo a Los Ángeles y terminó llevándolo a Reynosa, al otro lado de Texas.

“No tenía miedo de la nueva experiencia. Después de todo, nunca había salido de mi país, pero siempre tuve la fe de que iba a llegar bien a mi destino a pesar de que el coyote me mintió”, señala el inmigrante mientras se ríe de su travesía.

Una vez de regresar a Tijuana y cruzar la frontera, cualquier empleo se veía prometedor para el inmigrante sin estudios, ya que de los ocho a los 18 años de edad su única experiencia había sido la siembra de papa, frijol, maíz, tomate y el cuidado de ganado.

Tres meses después de visitar las playas del sur de California, Magaña encontró su primer trabajo de jornalero durante 11 meses, donde se desempeñó como podador de arboles y limpiador de alfombras.

Sin embargo, lo que ganaba no era suficiente ni el trabajo era seguro, así que sin pensarlo se consiguió un empleo de lava platos en un hotel de Beverly Hills y luego en un restaurante en North Hollywood, donde trabajaba un total de 14 horas diarias durante cinco años mientras también aprendía ingles.

“Fui lava platos, mozo y luego empecé a aprender a cocinar comida francesa. Trabajaba unas cinco horas gratis, pero en ese entonces no me importaba. Lo que yo quería era aprender a cocinar”, dice Magaña.

Los años pasaron y la vida del inmigrante se fue sin vano en restaurantes de hotel por 23 años, convirtiéndose en Chef de Four Seasons Hotel, L’Ehermitage y Le Meridian entre 1987al 2004.

“Yo creo que Dios les tiene destinado a todos un ángel”, afirma Magaña.

El 31 de diciembre del 2003, el dueño de un restaurante le propuso asociarse. Juntos Magaña y Jame Sun abrieron HEAVENLY PANCAKES en abril del 2004 y a la semana su socio le dio la parte de su negocio.

“Me dijo, ‘el negocio es tuyo, solo págame la renta’… La oportunidad te llega muy pocas veces y cuando llega debes tomarla por mal o bien, así que lo hice”, dice Magaña.

Hoy en día, HEAVENLY PANCAKES es el lugar de predilección para reunirse con la familia o amistades, ya que cuenta con un innovador concepto de la actual cocina americana e internacional; cortes de carne fresca, pescado del día, frutas de temporada, ensaladas orgánicas en inclusive creaciones propias del Chef así como 10 variedades de pancakes se pueden encontrar en su menú con más de 45 platillos.

“Mi éxito no solo se debe a mi empeño sino también a Jame Sun y John Jrandene, el chef que me ensenó a cocinar. Asimismo, Selva, mi pareja de más de una década, han sido lo que ha cambiando mi vida”, dice Magaña.

Para la esposa del Chef, el éxito del restaurante se debe también a la responsabilidad.

“Tuvimos la oportunidad de tener un negocio y debemos ahora de mantenerlo en pie. Debemos demostrar que aquí los latinos no venimos a tomar el trabajo de nadie sino a crecer”, dice Selva. “Aunque esto no es fácil, hace un tiempo tuvimos que cerrar el restaurante durante siete meses porque se incendió, pero logramos abrirlo hace cinco meses de nuevo”, agrega la señora.

Para la pareja, “las manos latinas no le temen al trabo”. Ambos indican que cualquier persona puede llegar a hacer lo que se propone mientras sepa muy bien el mercado y se dedique con pasión a hacer lo que más le gusta.***

#exitolatino #genteconexito #latinosunidos #cocina #comida

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2020 EXITO LAT!NO