• Montserrat Rivera

Carlos Cuauhtémoc Sánchez De la burla de unos cuantos a la admiración de m


“El triunfador es el que interpreta sus caídas como una oportunidad para aprender, un accidente de la vida, un momento para reflexionar y siempre se levanta”.

A Carlos Cuauhtémoc Sánchez se le conoce internacionalmente por tocar la vida de millones de personas a través de sus libros de superación personal y sus conferencias profundas en el área de formación humana.

Nadie creería que el elogiado y popular escritor, fue alguna vez un niño solitario y la víctima de burlas por sus compañeros que lo tachaban como un ratón de biblioteca o “nerd” (en inglés).

Su juventud no fue fácil tampoco; sus primeros libros fueron rechazados por las compañías publicistas por “no tener la calidad y los estándares requeridos”.

Entre burlas y caídas, Sánchez tenía las excusa perfecta para ser un fracaso de la sociedad. Sin embargo, estas situaciones fueron solo una pequeña parte del impulso que tuvo para llegar a ser el escritor que siempre quiso.

Ahora, Sánchez expresa que para lograr éxito hay muchos elementos que pueden ayudar, tales como el dinero, la familia o un apoyo. No obstante, lo trascendental es la forma de interpretar tus caídas.

“El triunfador es el que interpreta sus caídas como una oportunidad de aprender, un accidente de la vida, un momento para reflexionar y siempre se levanta. A lo contrario, el fracasado interpreta su caída como el fin. Piensa que no puede , no vale la pena intentar de nuevo y se queda tirado”, sostiene.

El mayor de cuatro hermanos, Sánchez creció en una familia de situación económica estable y en un ambiente profesional; su padre era ingeniero y su madre era profesora.

Desde muy niño, Sánchez descubrió su amor por la lectura, la escritura y la declamación, lo que le costaba la burla de sus compañeros.

“Fue una niñez bien solitaria y me refugiaba en escribir y en el deporte. Además, como sistema de defensa a todo ese ‘bullying’, siempre traté de sobresalir con mis calificación y mi participación en el deporte”, asevera el conferencista.

Aunque su autodefensa le causaba aún más problemas, la pasión por la escritura fue más grande y a los 14 años decidió ser escritor.

“Tenía un abuelo escritor que me motivó a hacer las cosas de manera formal. A esa corta edad empecé a escribir una novela de misterio; un joven que sufría de alucinación y acoso como proyección de lo que me pasaba”, Sánchez.

Con soledad y necesidad de amor, un par de años después el joven empezó a escribir “Los ojos de mi princesa”, libro que terminó a la edad de 19 y con el cual ganó el Premio Nacional de Literatura. No obstante, a pesar de ser tan reconocido, nadie quiso publicarlo.

Cuando las puertas se le cerraban, Sánchez admite haber tenido etapas de tristeza, ya que su trabajo como escritor también era rechazado por su propia familia.

“Mi padre me decía que de escritor me moriría de hambre. Otros familiares me decían que los escritores no tienen dinero y hacían augurios negativos, pero caerme y levantarme fue un proceso natural”, dice Sánchez, quien se graduó con honores del Instituto Tecnológico de Tlaneplanta, con una especialidad en ingeniero industrial.

Tiempo después, “Un grito desesperado”, se hizo famoso y también fue rechazado por varias editoriales. No fue hasta que la esposa de un editor leyó el libro, que le pidió a su esposo que lo publicara como favor a ella en 1992. A la fecha Sánchez tiene 33 libros publicados, esto sin contar más de 3 mil conferencias dirigidas a partir de 1992.

Respecto a las conferencias, Sánchez dice que nunca le interesaron. “Lo raro del mundo es que la gente quiere escuchar al escritor. Como cualquier reto puedes correr o intentarlo, lo que implica trabajo y aprendizaje… así que tuve que aprender a hablar con el público”.

Su apoyo más grande en su vida, a parte de su abuelo, fue su madre.

“La depresión siempre acompaña la parálisis y a veces yo dejaba de escribir. Ella se daba cuenta y me motivaba”, dice Sánchez.

Con esta lección de éxito, el conferencista comparte cómo lograr las metas, desarrollar un plan de acción, obtener la habilidad de líder y eliminar los malos hábitos, miedos y creencias en una conferencia este 7 de noviembre, en el Convention Center de Los Ángeles.

“Cuando resulta que tu pasión es tu meta y tu fuente de ingresos, eres la persona más felices del mundo porque te pagan por hacer lo que te apasiona”, dice.***

#exito #exitolatino #genteestelar #genteconexito #vivirmejor #pensamientos #autoayuda

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2020 EXITO LAT!NO