• Por: La Chica Hippie

¿Dios nos abandona?


A nadie le gusta que le pasen cosas malas. Un accidente, enfermedad, tragedia, crisis, separación o pérdida siempre deja una cicatriz en el alma.

Cuando estamos pasando por momentos difíciles nada tiene sentido, razón, explicación o consuelo. Es más, cuando alguien trata de consolarnos usualmente lo único que causa es ponernos de mal humor, ya que nadie en verdad entiende lo que uno está pasando, y a veces, parece que el consuelo es más para el ego del que lo está dando que para la sanación del que lo está recibiendo.

Una experiencia que te transforma la vida necesita de un proceso de espera, silencio y espacio para que le de paso a la sanación. Mientras pasamos por la tormenta muchos vemos hacia el cielo preguntándonos… ¿Por qué Dios dejó que pasara esto?

Muchas veces la vida nos da pistas de dónde estamos fallando. La mayoría de las crisis no vienen de la nada. Dios nos manda señales, pero casi siempre las ignoramos.

Un problema de salud se empieza a manifestar desde muy temprano. Nuestro cuerpo nos avisa de que algo anda mal con dolores y achaques. Aun así, muchos ignoramos estas señales hasta que estamos en la mesa del cirujano o atados a un frasco de medicinas.

Cuando nuestra pareja nos pide una separación podemos sentir frustración, coraje y hasta odio por la persona que algún día amamos. Pero si somos francos con nosotros mismos admitiremos que por un tiempo nuestra pareja ya no era feliz. Tal vez en las peleas hablaba de cosas que le molestaban, pero no escuchamos o no valoramos lo que dijo lo suficientemente para hacer un cambio.

Es amargo admitir que en nuestras manos tuvimos la oportunidad de hacer algo para evitar la experiencia que hoy nos causa dolor.

Muchas personas reportan que antes de tener un accidente tuvieron varios roces días antes. Tal vez la suerte nos ayudó en otras ocasiones, pero al poner más atención o manejar más lento tuvieron que aprender la lección a un grado más fuerte.

Qué tal cuando alguien te advierte sobre una persona o negocio que no le da buena espina y no escuchamos sólo para después descubrir que la corazonada de la persona que te advirtió no estaba tan perdida.

Es mi opinión que Dios se vale de las personas para comunicarse con mostros. Pero el ego se atraviesa y hace que juzguemos al mensajero y no lo escuchemos.

Todos necesitamos pasar por ciertas cosas para nuestro crecimiento y madurez espiritual y emocional. Hay que recordar que hay una vida más grande fuera de esta vida. Cuando pasamos por momentos difíciles pareciera que ese momento es todo lo que hay, pero no es así. En ese momento estamos viendo un episodio de la película, leyendo una hoja del libro, olvidando que un libro tiene más páginas y que cada historia tiene altas y bajas.

De las tragedias más grandes han salido los héroes más impresionantes. Muchas personas confiesan que ir a la cárcel por manejar embriagados les salvó la vida o que perder ese trabajo los impulsó a estudiar una carrera. Tal vez en esa enfermedad encontraron una manera de ayudar a otras personas a no pasar por lo mismo. O al dejar esa relación encontraron una mejor.

Al igual todos somos herramientas de Dios y somos usados para la salvación los unos de los otros. Al ver a un ser querido sufrir por su salud aprendemos a cuidar la nuestra. O la tragedia de alguien puede ser la salvación de miles que aprenden de su lección. Una injusticia puede motivar a millones de personas a unirse y juntos luchar por un cambio. Todo tiene un por qué… el reto es darte al tiempo al tiempo para que nos muestre la razón del porqué.

Sólo Dios sabe lo que tiene planeado para nosotros, lo importante es escuchar sus mensajes y aprender de las lecciones sin perder la fe de que las cosas pasan por un mayor bien y porque en su plan sabe que todo está perfecto y cómo debe de ser para nuestra continua evolución. ***

#2018 #chicahippie #parareflexionar #mentespositivas #chicachippie #crecimineto #creciminetoespiritual #lecciones #amorypaz #ayudate

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2020 EXITO LAT!NO