• Por: La Chica Hippie

Renunciar NO es tan malo como lo pintan


Hace unos meses fui a visitar a la familia de mi hermano y mientras estábamos esperando la comida mi cuñada me ofreció unos pistaches. En algún momento de la conversación tomé de la bolsa un pistache que estaba completamente cerrado. Traté de abrirlo con las uñas y después con los dientes y casi me muerdo la lengua. Finalmente fui a la cocina y con un cuchillo traté de abrirlo a la fuerza poniendo mi vida en peligro. Finalmente, mi cuñada me dijo: "Qué obsesión con ese pistache...aquí hay muchos más, ya suelta ese, te estas perdiendo de la plática".

Como dice el dicho “La forma en que haces una cosa es la forma en que haces todo”. Para mí esto era más que mi terquedad en abrir un pistache, esto simbolizaba mi obsesión con nunca darme por vencida incluso ante las situaciones que no valen la pena.

Me pregunte... ¿Qué significa este pistache en mi vida?

Es fácil hablar del positivismo, hoy en día abundan los memes de superación personal y los entrenadores de vida que nos aconsejan nunca rendirnos, conseguir tus metas y ganar a toda costa. Y debido a que mantenemos estas creencias tan altas en nuestra sociedad muchos no sabemos cuándo hemos batallado lo suficiente y es momento de renunciar.

Pero nadie habla de la importancia de aceptar el fracaso o de cuando es momento de dejar de perseguir esa meta, admitir que simplemente ya no se puede y que es momento de buscar por otro lado. Y es porque a nadie le gusta admitir o sugerir que la derrota es la mejor opción. Sin embargo, a veces dejar ir es exactamente lo que debemos hacer para avanzar.

Muchos hemos buscado una y otra solución para cambiar una situación o salvar una relación solo para salir lastimado en el proceso. Así como yo terca con mi pistache nos quebramos las uñas y la cabeza preguntándonos cómo lograr eso que queremos.

Esa ilusión de ganar a toda costa no es sana y menos cuando estamos sacrificando tiempo, salud y paz. Me pregunto qué hubiese pasado si mi cuñada me hubiese dicho “No te rindas, síguele, tú puedes, usa la ley de atracción, visualízate como una ganadora intenta ahora abrirlo con el martillo”. Hasta dónde hubiese llegado con mi afán de demostrar que “yo no me doy por vencida”.

Claro que debemos luchar por lo que queremos, pero no debería haber ninguna vergüenza en aceptar que a veces es mejor rendirse. Cada situación, relación u oportunidad tiene su propio barómetro del factor “vale la pena” cuando hay algo que ya cuesta más de lo que da es momento de dejarlo ir.

Vivimos en un mundo abundante donde siempre hay nuevas oportunidades. ¡La vida está llena de pistaches y hay unos que ya vienen abiertos!

No todas las personas que cruzan tu camino están destinadas a permanecer en tu vida para siempre y no porque empezaste un proyecto quiere decir que tienes que dedicar el resto de tu vida a él, sobre todo si solo sigues ahí por vergüenza a aceptar derrota o temor a lo que digan los demás. La verdad es que no todos los proyectos están destinados a ser un éxito así les des lo mejor de ti. Y mientras más rápido soltemos lo que no funciona más rápido vamos a encontrar algo que si nos de los resultados que buscamos.

No toda rendición es un fracaso. Muchas veces estas experiencias solo son para aprender, experimentar y crecer. Quizás una vez que admitimos derrota y dejemos ir nos abrimos a que nuevas posibilidades entren a nuestra vida. Como dicen por ahí: “Dejar ir es dejar llegar”. ***

#2020 #chicachippie #hippie #pensamientospositivos #vivirbien #pensamientos #reflexiones #pensamientospositivo #vivirmejor

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2020 EXITO LAT!NO