Antonia C. Tejada, “una mujer del futuro” Le emprendedora deja un legado de historia, ayuda y amor

May 6, 2015

Este mes de mayo, fecha en la que se honra a las madres a nivel nacional e internacional, Éxito Latino les comparte la historia de Antonia Cuentas Tejada, la “mujer inspiración”. 

 Antonia nació en el estado de Guadalajara en 1912 y falleció en el 2004 a la edad de 92 años. Sin embargo, la inmigrante no llegó a este país para cruzarse de brazos sino para cambiar su comunidad, ayudar a su prójimo y al mismo tiempo ser progenitora.

Como Antonia, millones de mujeres latinas pueden hacer la diferencia en sus vecindarios si se lo proponen, lo único que necesitan es tener la visión y la entrega de la residente del Valle de San Fernando, señala Carmen Tejada, una de dos hijas que tuvo la señora.

La vida de Antonia en Estados Unidos dio inicio en 1923 al mudarse a este país junto con sus padres a los 10 años de edad. La menor vivió en Santa Mónica y luego Montana hasta que en los años 40, se instaló en Los Ángeles y abrió su propio negocio, un salón de belleza.

A la edad de 26 años, Antonia se casó con Rafael Tejada, un joven de Durango, México. Dos años después, la joven dio luz a Carmen y tres años después tuvo a su hija Rebecca.

Florece Antonia como mujer altruista

Nada la detuvo para pensar por el bienestar de los demás. En 1955, la pareja se mudó al Valle y Antonia empezó a estudiar bienes y raíces. Para 1958, la señora se convirtió en la primera agente inmobiliaria latina con una licencia en el Valle de San Fernando. Para ese entonces, Antonia se había abierto camino con la comunidad al establecer City Plaza Realty, la cual se dedicaba a ayudar a la comunidad latina con la busca y compra de casas propias.

“Ya no tiren su dinero pagando renta”, le decía Antonia a la comunidad.

A partir de los años 60, Antonia fue también instrumental en llevar la Oficina de Servicios Legales a Pacoima. Esto para responder de manera más eficaz a la necesidad de los inmigrantes referente a las leyes. 

Al mismo tiempo, la mexicana vio la falta de recursos que educaran a la comunidad con las finanzas, así que en 1970 ella fue instrumental en la organización del primer servicio mexicoamericano de ahorro y préstamo que se convirtió en el Camino Real. Con los años este banco llegó a abrir hasta ocho sucursales.

Un año después Antonia se involucraría en la creación de la clínica comunitaria El Proyecto del Barrio. Con este servicio, las familias de bajos recursos obtendrían el cuidado básico de salud que siempre había faltado en la comunidad de Arleta.

Mientras tanto, Antonia también empezaba a ver una gran brecha en la educación bilingüe  en los niños pequeños latinos, ya que en aquel entonces, muchos inmigrantes no enviaban a sus hijos a la escuela por temor. 

Así que esta no lo pensó dos veces y empezó la Latin American Civic Association, el principio de lo que es ahora el reconocido programa de Head Start. 

Para entonces, Antonia ya estaba bien conectada con la comunidad, sus líderes y sus políticos.

“Mi madre no hacia las cosas a través de protestas o rebelión sino  por medio de la educación y apoyando a los candidatos que estaban a favor de la comunidad latina, a llegar a puestos importantes”, dice Carmen. “Ella era una mujer del futuro, adelantada a sus tiempos e hizo lo que muchas mujeres no se atrevía a hacer”, agrega.

Antonia sirvió en varias comisiones con el alcalde Sam Yorty, de Los Ángeles, así como el presidente Johnson y el presidente Reagan. Ella también fue instrumental en apoyar las elecciones de varios senadores, asambleístas, congresistas y concejales que llegaron para representar en Valle de San Fernando.

Entre otros logros, Antonia estableció también el Desfile Navideño de Pacoima, el cual hasta ahora sigue en pie.

“Su meta era conservar las tradiciones de nuestro país. Así que mi madre dio inicio a esta bella costumbre”, dice Carmen.

Y quien puede olvidar también que Antonia fue instrumental en pedirle en los años 90 al entonces concejal Richard Alarcón, cambiar el nombre del Parque Paxton a Ritchie Valens Recreation Center para honrar al cantante. 

“Mi madre siempre fue una mujer alegre y positiva. Era una madre estricta con reglas en el hogar, pero nos daba a mí y a mi hermana mucho apoyo para estudiar”, dice Carmen. 

“Yo estoy orgullosa de sus logros y quiero continuar el legado. No tengo su talento porque ella ayudaba a muchos al mismo tiempo, yo lo hago uno por uno”, señala Carmen, quien en el presente ayuda a la comunidad como experta en inmigración.

Carmen fue maestra y cantante de ópera. Su hermana Rebecca se graduó de ingeniería.***

Please reload

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2019 EXITO LAT!NO