Doctora Judith Topete Embajadora de la nutrición y la inspiración

January 9, 2017

“No hagas nada por obligación, hazlo por AMOR”

 

Se dice que no podemos elegir si el día está nublado o soleado, pero sí podemos elegir el sufrirlo o disfrutarlo.

En esta ocasión, la doctora Judith Topete nos comparte cómo ella eligió empezar literalmente de cero en Estados Unidos a pesar de haberse graduado de médico cirujano en su natal Guadalajara, México.

 

Su primer empleo, sostiene con orgullo la emprendedora, fue como afanadora. Sin embargo, este trabajo humilde y otros sacrificios la transformaron a través de los años en especialista en nutrición con su propio negocio en la ciudad de Downey.  Judith también tiene un programa de radio por la KTNQ 1020 AM y está por lanzar un libro para la comunidad en marzo del 2017.

Toda decisión tiene consecuencias

La inmigrante llegó a este país a los 27 años de edad. Su finalidad era realizar su especialidad en nutrición. No obstante, platica Judith, “aquí te das cuenta que la realidad es totalmente diferente  a como te la cuentan”.

El dinero que traía  no era suficiente para pagar sus estudios, así que la joven tuvo que buscar empleo en el lugar menos pensando, pues sin documentos de estadía legal en el país, no podía trabajar en una clínica.  “Una amiga me ayudó a entrar a trabajar por la noche limpiando oficinas y poder ir a la escuela durante el día”, dice Judith.

 

El realizar su sueño le tomó más 10 años, ya que solo podía ir medio tiempo y la escuela era costosa. Salir de su país como profesional y llegar a Estados Unidos como afanadora fue frustrante para Judith. Entre sus sentimientos había también melancolía y en ocasiones desanimo.

 

“En algunos momentos puedes incluso llegar a la depresión y no tienes más ánimo de seguir luchando. Y luego recuerdas que en tu país tenías más opciones o que tus compañeros de generación están ejerciendo y tú aquí sin poder hacer lo que más te gusta, que es ayudar a quien tiene dolor”, señala Judith.

 

Al paso del tiempo Judith se graduó de asistente médico mientras los consejos de los profesionales a su alrededor la alentaron a tomar un curso de ultrasonido que no le sirvió porque era indocumentada y no podía obtener la licencia para ejercer.

 Tú eliges

Todo parecía que el camino más fácil para Judith era regresar a México, pero ese sueño de ayudar al prójimo persistía en su corazón.

“Mi padre ha sido mi mejor maestro en la vida. Él es doctor también y crecí viéndolo trabajar y ayudar a la gente que lo necesitaba. Para él no había hora ni día, siempre estaba dispuesto a asistir a los demás”, dice Judith.

 

Entre depresión y sueños, Judith también conoció el amor en este país y se casó con un méxico-americano, que le ayudó a arreglar su situación migratoria.

“Después tuve que dejar un poco la escuela, tuve la bendición de ser madre solo que mi hijo fue diagnosticado con Síndrome de Asperger; una clasificación que en aquel entonces se daba a los niños que estaban en el espectro del autismo y mi prioridad fue quedarme con el tiempo completo”, dice Judith.  Fueron aproximadamente cuatro años en lo que interrumpió su escuela y después regresó para cerrar con broche de oro.

 

Las semillas dan fruto

Con todo y obstáculos, Judith terminó su especialidad y abrió su propia oficina en Downey, donde actualmente desarrolla planes de nutrición para controlar el peso, bajar los niveles de azúcar y el colesterol. 

 

Actualmente, la doctora tiene un programa de Radio por la KTNQ 1020 AM Univisión, que se llama cirugía al Corazón de lunes a viernes de 9 a 10 am.

Además, su libro se lanza en marzo para informar a la comunidad en el área de nutrición, la obesidad, diabetes y las enfermedades crónicas degenerativas.

“Cuando haces lo que amas estás benditamente condenado al éxito. No hagas nada por obligación, hazlo por AMOR. Hay que tener disciplina, metas y sobre todo un corazón de poder ayudar a los demás”, Judith le recomienda a la comunidad.

 

“Creo firmemente que los latinos somos trabajadores, emprendedores y con deseos enormes de salir adelante. Quizás hay un pequeño porcentaje que no tuvo la oportunidad de salir adelante o la orientación adecuada para lograr sus metas. Es por eso importante que como padres de familia motivemos a nuestro hijos en la educación, involucrarnos en las actividades de las escuelas y recordar que nuestros hijos son un espejo y harán lo que ven y escuchan de nosotros”, dice Judith.***

Please reload

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2019 EXITO LAT!NO