Irma Resendez Cómo una latina utilizó su enfermedad para ayudar al prójimo

February 2, 2017

“Todos tenemos un propósito en esta vida”

 

Tan solo por su apariencia latina, Irma Resendez era la burla de sus compañeros de la escuela mientras los maestros le prohibían hablar español. La pequeña creció en Estados Unidos avergonzada de sus raíces y con la idea de que ser latino era “malo ante la sociedad”.

 

Ahora, a sus 55 años de edad,  Irma se enorgullece de su procedencia y pone en alto su herencia como fundadora de Familia Unida Living with MS, una organización sin fines de lucro que anualmente ayuda a unas 15 personas discapacitadas y sus familiares para obtener cuidado de salud, educación y oportunidad de empleo en el condado de Los Ángeles.

El despertar

 

El amor por ayudar a la comunidad vulnerable empezó a aflorar  poco después de mayo 1990, cuando a sus 28 años de edad la madre de familia fue diagnosticada con esclerosis múltiple (MS), una enfermedad que ataca el sistema nervioso central e impide que los nervios puedan recibir órdenes del cerebro.

 

“Recuerdo cómo le pregunté al doctor que me explicara mi condición y solamente sacó una enciclopedia para que la leyera. No todo mundo tenía computadoras y había muy poca información sobre el padecimiento, solo sabía que aparte de perder movimiento, también podía perder la vista”, sostiene.

 

Entre lágrimas y detrás del volante, Irma cerró los ojos para cruzar una calle con el semáforo en rojo. “Pensé, si no puedo ver a mis hijas de tres y cuatro años de edad crecer, no tengo nada en la vida”.

 

Para fortuna de la señora, varios autos lograron esquivarla mientras un conductor le gritó… “señora loca, pudo haber matado a alguien”.

 

“Fue entonces cuando reflexioné. Me sentí avergonzada por el hecho y decidí hacer algo sobre  mi enfermedad incurable”.

 

En busca de ayuda para tratarse, Irma se dio cuenta de que los latinos con MS no tenían los mismos servicios de ayuda que otros grupos étnicos por no hablar inglés. Con la enfermedad que paralizó sus extremidades y la confinó a una silla de ruedas, Resendez  abrió su hogar  para ayudar a enfermos como ella en 1994.

 

 

Más ayuda y crecimiento

 

“Yo no quería que nadie se sintiera en soledad como yo alguna vez me sentí”, dice Irma. “Me puse a pensar que como latinos todos merecemos el mismo trato. Entonces para 1998, abrí las puertas de Familia Unida en el Este de Los Ángeles”.  Un año después, la activista se graduó con una licenciatura de trabajadora social de la Universidad Estatal de Long Beach mientras en el 2001 logró obtener su maestría.

 

Hoy en día, la organización es reconocida nacionalmente como la primera organización bilingüe de esclerosis múltiple.  Desde entonces,  la hija de padre mexicano y madre tejana, aboga por la mejoras de las personas deshabilitadas e imparte clases de educación sobre la esclerosis

Múltiple.

 

“Tal vez no siempre tenemos control de  lo que nos sucede, pero sí el cómo escoger vivir ese día”, sostiene Irma.  Además de estos servicios, mensualmente Familia Unida se organiza para lavar las sillas de ruedas de más de 2 mil participantes en la ciudad de Rosemead y el Centro Maravilla, en el este de Los Ángeles.

 

Asimismo, se otorgan servicios de manicure, pedicura, corte de cabello, masaje corporal y clases de artes manuales.  “Nuestra organización promueve el estilo de vida saludable, la justicia social, la importancia del desarrollo económico de nuestra comunidad y la unidad familiar”,dice Resendez.

 

Y aunque Familia Unida se enfoca en ayudar a los discapacitados de habla hispana, de bajos recursos y sin seguro médico, otros grupos también son bienvenidos, porque ese es el legado que como latina, Resendez desea dejar en Estados Unidos

 

El milagro

 

En el 2010, Irma fue al doctor para un adelanto sobre su enfermedad. “El doctor me dijo que no tengo esclerosis múltiple. La noticia fue increíble para todos, en especial para mi familia y el doctor, ya que esta enfermedad se supone que no tiene cura”, dice Irma.

 

En el 2014 Irma lanzó su libro “Simplemente Amor”, donde habla sobre su historia con la enfermedad, cómo logró sobrevivirla e inclusive el milagro de su cura. “Yo creo que Dios me sanó para ayudar a otros. Las cosas pasan por alguna razón. Todos tenemos un propósito en esta vida”, señala.

 

Familia Unida 

4716 East César E. Chávez Avenue.

Para más información,

llamar al (323) 717-3338

o visitar

www.lovefamiliaunida.org

Please reload

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2019 EXITO LAT!NO