Perdona y sana FÍSICA y ESPIRITUALMENTE

Aprovechando el mes de diciembre, un tiempo de alegría, reuniones familiares, fiestas y celebraciones religiosas ya que entre otras cosas se celebra el Nacimiento de Jesús, es momento propicio para la práctica del PERDÓN.

 

Comencemos por perdonarnos a nosotros mismos, a todos los que nos rodean, también a los que están lejos, pues esa acción nos dará muchos frutos en salud integral. Diciembre es un mes de reflexión, ya que muchos de nuestros familiares más cercanos viven en otras ciudades, o incluso otros países.

 Muchos estudios se han realizado sobre el perdón y su impacto en la fisiología, la salud mental, y el estrés, El Journal of Consulting and Clinical Psychology, revisó una serie de investigaciones y concluyó que cuando se interviene para enseñar a perdonar, las personas reducen más sus índices de depresión y ansiedad. El perdón restaura la salud porque la hostilidad y el resentimiento, emociones muy negativas para nosotros, permanecen cuando no hemos perdonado.

 

Un trabajo de Charlotte VanOyen Witliet, del Hope College, lo confirmó. La experta le pidió a un grupo de participantes que pensaran sobre alguien que ha sufrido una ofensa grave mientras ella medía la presión arterial, el ritmo cardiaco, la tensión muscular y otros signos fisiológicos. Ella observó que cuando la gente recordaba el resentimiento se incrementaban estos indicadores. Lo mismo sucedió con emociones negativas como el estrés, la ansiedad y la rabia. En el grupo donde imaginaron a la víctima perdonando a sus agresores estos indicadores volvieron a la normalidad.

 

Los expertos señalan que hay varios tipos de perdón. Uno de ellos implica no ejercer ninguna revancha contra el agresor sino tratarlo con dignidad. Este elemento ha sido incorporado al perdón por expertos de la Universidad de Harvard, quienes sostienen que es crucial en el proceso ver al agresor como una persona vulnerable, que a pesar de lo que hizo tiene un valor como ser humano.

 

“La conciencia de esa dignidad requiere restaurar la empatía hacia el ofensor y reconocer que todos tenemos instintos tanto agresivos como nobles”, dijo a SEMANA Donna Hicks, psicóloga que ha trabajado ampliamente en el concepto.

 

Como fomentar el Perdón: Medita. Deja ir tu sufrimiento. Vive aquí y ahora. Perdona y perdónate.

 

Martin Luther King dijo:

“El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar”.

Así, queridos lectores a PERDONAR y SER FELIZ

 

Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo 2019

 

Please reload

 

 

 

 

 

 

 

Éxito Latino es una publicación mensual gratuita. Todo el material, fotos, historias, entrevistas y poemas pertenecen a Éxito Latino. El uso sin previa aprobación por parte de la gerencia está totalmente prohibido. El logo Éxito Latino y el slogan Superate! Pertenecen a Éxito Latino.

 

 

© 2019 EXITO LAT!NO